Declaración de Barquisimeto

ASOVAC ANTE LA CRISIS UNIVERSITARIA 2013
 
El Consejo Directivo de la Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia (AsoVAC), reunido en Barquisimeto el 19 de julio del 2013, en la sede de la Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre (UNEXPO) aprobó la siguiente declaración:
La AsoVAC desde su fundación ha sido defensora de las Universidades Nacionales y de su autonomía, por ser un espacio para el intercambio y discusión de las diferentes ideas, el diálogo y por consiguiente de la libertad de pensamiento sobre la que se basa la libertad de cátedra y de investigación.
Desde sus inicios, esta Asociación, abogó por la profesionalización de la carrera profesoral, posibilitando elevar el nivel de la educación superior desde mediado del siglo XX, lo cual es un claro indicio de la inestimable labor de los profesores universitarios en la formación y capacitación de los jóvenes venezolanos.
La AsoVAC reconoce que la Universidad venezolana ha formado profesionales para el desarrollo del país, entre ellos a los integrantes del Sistema Científico y Tecnológico (SCyT) de Venezuela, del cual las propias Universidades son entes fundamentales.
Esta Asociación ha visto con preocupación la tendencia de los gobiernos venezolanos a usar la asignación del presupuesto universitario como un medio de presión sobre la comunidad universitaria, vulnerando la autonomía de funcionamiento y afectando de hecho la mayor parte de la investigación científica del país.
La AsoVAC ha constatado que los índices generales internacionales evidencian que, en los últimos años, el SCyT de nuestro país ha sufrido deterioro y una de las causas de este hecho es el déficit de los presupuestos universitarios que han limitado, tanto la calidad de la educación de los jóvenes venezolanos como la actividad de investigación.
La AsoVAC consciente de la grave situación de las Universidades venezolanas, en las cuales parte de la comunidad de investigadores pertenece a esta Asociación, expone lo siguiente:
  • Respalda la posición de la comunidad universitaria venezolana en demandar a las autoridades del Ejecutivo Nacional una remuneración acorde a una vida digna y un presupuesto justo, sin renunciar a los postulados de la autonomía universitaria consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
  • Deplora que se ignore, desde el 2006, la aplicación de las Normas de Homologación, que tienen como propósito garantizar la adecuada remuneración de los profesores universitarios con el debido reconocimiento al escalafón que rige su carrera profesional, permitiendo así consolidar una comunidad de docentes e investigadores a dedicación exclusiva en las instituciones universitarias.
  • Rechaza la remuneración que los profesores han estado recibiendo, la cual ha disminuido considerablemente el poder adquisitivo, y ello ha propiciado la lamentable migración de profesores universitarios a otros escenarios nacionales y foráneos, con lo cual la capacidad científica y técnica del país, tan difícilmente construida desde mediados del siglo XX, ha venido erosionándose.
  • Aboga por la autonomía universitaria, la cual ha contribuido a la cultura científica del país, al establecimiento de vías de discusión en un espacio plural y de diálogo, y ha permitido la libertad de cátedra e investigación y la difusión libre de los conocimientos.
  • Exhorta a las Universidades a continuar en la búsqueda de los caminos necesarios para garantizar el desarrollo de las investigaciones científicas, la docencia y la extensión.
  • Apoya las conversaciones iniciadas en días pasados entre las partes involucradas. El diálogo es un camino para el consenso y los acuerdos logrados deben garantizar el desarrollo de la Universidad Nacional, de la ciencia y de Venezuela.
Aprobada por los miembros asistentes al Consejo Directivo Nacional: Presidencia y los Representantes de los Capítulos: Aragua, Caracas, Falcón, Guayana, Lara, Mérida, Oriental, Táchira, Yaracuy y Zulia.