Pronunciamiento de la Presidencia de la AsoVAC y de los Consejos Directivos de los Capítulos Caracas y Aragua ante la realización de las Elecciones para la ANC

La Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia (AsoVAC) fue fundada en 1950 como una Asociación Civil sin fines de lucro, que tiene por objeto laborar con sentido universal por la cultura científica del país mediante el esfuerzo colectivo, sin sectarismos en el campo político, religioso o social. Bajo estos principios y respetuosos de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), realizamos el presente pronunciamiento.

La Presidencia de la AsoVAC y los Consejos Directivos de AsoVAC Capítulo Caracas y Aragua se unen al llamado realizado al Poder Ejecutivo Nacional por las Academias Nacionales y la Conferencia Episcopal Venezolana, solicitándole la suspensión de la convocatoria a la conformación de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en los términos planteados en la Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.295 y en las Bases Comiciales para la elección de sus integrantes (Gaceta Oficial N° 41.156).

Reiteramos la invitación hecha al Presidente de la República Nicolás Maduro Moros, en el comunicado público emitido por el Capítulo Caracas de la AsoVAC (12-05-2017), para que reflexione sobre la necesidad de consolidarnos como Nación en la urgente búsqueda de consensos para la solución efectiva de la crisis política, económica, social e institucional que aqueja al país, mediante el diálogo y el entendimiento como herramientas para alcanzar la paz, recuperar los sentimientos de estima y de respeto por la persona e instituciones.

Este entendimiento no va a surgir de una convocatoria que violente el pacto social aprobado por la sociedad venezolana en los referendos constitucionales de abril y diciembre de 1999, refrendado en 2007. La CRBV de 1999 expresa principios fundamentales como: el “Estado se compromete a la defensa y desarrollo de la persona y de su dignidad” (art.3) en el marco de una democracia participativa y protagónica (arts.5 y 62) la cual privilegia “…el referendo, la consulta popular, la revocación del mandato, las iniciativas legislativa, constitucional y constituyente, el cabildo abierto y la asamblea de ciudadanos cuyas decisiones serán de carácter vinculante”. (art.70)

La convocatoria a la ANC desconoce el principio fundamental declarado en la Constitución Venezolana que establece “la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo…” en consecuencia “Los órganos del Estado emanan de la soberanía del pueblo y a ella están sometidos” (art.5). Así queda establecido, que es el pueblo “el depositario del poder constituyente originario, por tanto: el único que puede convocar a una ANC y aprobar sus Bases Comiciales” (arts.62 y 347).

Las Bases Comiciales que rigen el proceso electoral de los miembros que conformarán la ANC violentan la garantía de la progresividad de los derechos humanos (art.19), concretamente los derechos políticos del ejercicio del sufragio que fueron conquistados con gran sacrificio por la sociedad venezolana en el siglo pasado.

El proceso eleccionario para la conformación de la ANC, niega los principios de universalidad, igualdad e inclusión, al establecer que tanto la postulación de los candidatos como el sufragio se realizará en atención a sectores de la sociedad venezolana, discrecionalmente determinados por la comisión presidencial delegada para la definición de las Bases Comiciales. También es motivo de discriminación el hecho de que en la selección correspondiente a los ámbitos territoriales, se tome como unidad de referencia el número de municipios de cada Entidad Federal y no la base poblacional con la que cuentan. Estos cambios vulneran las garantías constitucionales de igualdad proporcional del voto (arts.62 y 63).

La violación u omisión sistemática de la norma constitucional en la Convocatoria y en las Bases Comiciales para la conformación de la ANC obliga a reflexionar sobre la legitimidad y el reconocimiento que la sociedad venezolana otorgará a la decisión resultante del proceso electoral a celebrarse el 30 de julio. El desconocimiento de la supremacía constitucional (art.7) constituye una seria y constante amenaza de impugnación o declaración de nulidad de las normas jurídicas, acciones o instituciones surgidas de la ANC (arts. 7 y 25). Esta debilidad de origen impedirá el logro de los objetivos de la ANC, “la paz como derecho y anhelo de la nación, de la convocatoria al diálogo y del reconocimiento mutuo”, por el contrario, se podría convertir en un factor más en la profundización y aceleración de la anomía que agobia a la sociedad venezolana en su cotidianidad; así como de la disolución del Estado de derecho.

Desde la perspectiva ciudadana, el desconocimiento de la norma constitucional viola derechos humanos esenciales para el desempeño de su vida política, especialmente aquellos que fueron garantizados por el Estado Venezolano en 1999 como prácticas y costumbres propias de la “Democracia Participativa y Protagónica”. La realización de un proceso comicial como el propuesto, sentará precedentes en el menoscabo del ejercicio del voto y generará hechos políticos y legales que fortalecerán, aún más, el sentimiento de vulnerabilidad, impotencia y frustración que embarga a la población venezolana y que la motiva a la protesta.

También serían agravantes de la situación política e institucional, la implantación arbitraria de una instancia con carácter de supra poder, sin tiempo de funcionamiento definido, cuya misión originaria es la reorganización del Estado y la modificación de la CRBV. Tal imposición obvia el principio republicano de separación y autonomía de los poderes públicos, el cual propende al balance y contrapeso entre éstos con el propósito de garantizar la libertad ciudadana y evitar el abuso de poder del Estado.

Estas situaciones, exacerbarían aún más la escalada de violencia en que se ha visto sumido el país en los últimos cuatro meses, como consecuencia de ello nos alejaríamos de la tan anhelada ciudadanía en convivencia pacífica y democrática.

Por todo lo expuesto, le invitamos nuevamente Presidente Maduro Moros a reflexionar y considerar los costos sociales, políticos, económicos e institucionales resultantes de mantener la convocatoria y desarrollo de la Asamblea Nacional Constituyente, en los términos en que ha sido convocada y las Bases Comiciales definidas, sin que además se haya consultado previamente a toda la población venezolana sobre la conveniencia o no de su realización.

La Presidencia de la AsoVAC y el Consejo Directivo del Capítulo Caracas ratifica a todos los sectores del país nuestra disposición para promover espacios para el diálogo, el debate, las negociaciones y acuerdos que exige la construcción de la paz y la justicia en Venezuela. Es imprescindible normalizar la vida pública en el marco de la civilidad, recuperar el disfrute pleno de los Derechos Humanos y el rechazo absoluto de la violencia como arma política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Current ye@r *