“Confiesan no saber nada” por Ana María López

bachilleres

Bachilleres quieren estudiar carreras donde el conocimiento de matemática y física es esencial. Profesores universitarios deben hacer un paréntesis en las clases para repasar temas de educación media. Especialistas aseguran que el rol de los padres influye en el dominio de los números o el análisis.

Han transcurrido seis semanas desde que los estudiantes de bachillerato iniciaron el período académico 2013-2014. Pero para los alumnos del 5to año sección I de la Unidad Educativa Nacional Andrés Bello ubicado en Parque Carabobo, Caracas, el dominio de conocimientos en la cátedra de matemática no llega a 20%.

La materia es esencial para la preparación de los alumnos para el ingreso a la universidad, dado que un gran conjunto de carreras como Ingeniería, Medicina, Arquitectura, Administración, Turismo, Educación, Farmacia, Enfermería, Contaduría, entre otras, la conocimiento es esencial para el desenvolvimiento en la práctica.

El año pasado las únicas clases de matemática que les impartieron a ese curso, donde están inscritos 20 alumnos, fue durante dos semanas.

Las dos últimas antes que culminara el año escolar. “Nos dieron un repaso en una semana y la siguiente semana un examen, en el que todos salimos bien, pero bueno era sobre un tema”, informó Felipe Tovar.

El bachiller junto a otros compañeros de clases aseguraban “no tenemos conocimiento de nada, no sabemos nada” producto de la falta de lecciones.

Lo que repercutirá con un saldo no muy favorecedor al momento de realizar las pruebas de ingreso a la universidad y en caso de aprobarlas tendrán complicaciones una vez que los profesores realicen ejercicios tomando en cuenta los conocimientos de temas que debieron ser explicados y comprendidos en 4to y 5to año.

Anderson Fernández, estudiante de 4to año sección I en la Unidad Educativa Nacional Mercedes Raso ubicada en el sector La Cabrera en Ocumare del Tuy, estado Miranda quiere estudiar Administración.

Sin embargo, lleva cuatro semanas perdidas de teoría y practica de la cátedra matemática porque la profesora que asignaron para el curso está de reposo. A eso se le suma que en 3er año no vio la materia por falta de instructor.

El joven camisa beige desconoce cuánto lo perjudicará esta situación durante su carrera universitaria, lo que sí tiene claro es que su educación no está siendo la adecuada.

Tan solo el plan de estudios de Administración de Empresas contiene dos semestres de matemáticas y uno de matemática financiera mientras que el de Administración de Banca y Finanzas son las mismas materias más contabilidad bancaria, auditoria bancaria y finanzas internacionales.

Junto a otros compañeros de clase ha reclamado ante la dirección la contratación de un maestro, pero la respuesta es la misma: “no conseguimos”.

La preocupación tampoco le quita el sueño. El tiempo perdido no lo ha invertido en conseguir un catedrático particular que aclare sus dudas numéricas.

En la Unidad Educativa Nacional Brisas Rafael Urdaneta, ubicada en el sector Brisas de Cúa en los Valles del Tuy, solo hay dos profesores a cargo de las evaluaciones de física y química.

Carlos, Maria Gabriela y Eduardo desean estudiar arquitectura y educación.

Aunque cursan 5to año de bachillerato, cuentan que cuando ingresaron al 3er año se encontraron con la sorpresa de no tener profesor de química.

Durante todo un año perdieron dos horas diarias, que los ayudarían a comprender las nociones básicas de las propiedades de la materia.

Al acudir a la dirección del plantel, la respuesta fue que desde el Ministerio de Educación no se había ordenado la incorporación de nuevos especialistas para la asignatura.

SIEMPRE HAY QUE REPASAR
Audy Salcedo, profesor de la cátedra Estadística de la Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela (UCV), alertó que con frecuencia los estudiantes llegan con fallas, lo que obliga a los guías de las asignaturas a pararse para explicar temas que debieron ser estudiados en bachillerato y que son esenciales para entender lo que se dará en la universidad.

El problema está ocurriendo desde largo tiempo. En el caso de matemática, física y ciencias en general se ha ido acentuando cada vez más. Salcedo critica que desde el Ministerio de Educación se dé luz verde para colocar el sello de exonerado a las asignatura que no cumplieron con el profesor.

“Esto era una contradicción, porque obviamente el problema no era del estudiante porque no había profesor y no lo podían raspar.

Pero la solución tampoco era: tú pasas al siguiente año y sin importar que no sepa nada”.

En los liceos le colocan calificación promediando por el resto de las asignaturas o mandando un trabajo que corrige alguien y al final produce una nota y eso no es ninguna solución porque la consecuencia es que el estudiante tiene una laguna de conocimientos en la cátedra, afirma.

Con la lista de problemas se deben tomar medidas de emergencias mientras se hace un plan que permita que a corto, mediano y largo plazo se tengan los profesores que hagan falta. Aunque han aparecido denuncias, hasta la fecha el ministerio “no ha abierto la boca” para decir mira sí faltan tantos profesores, o se está alarmando, declaró el catedrático.

LE HUYEN A LA EDUCACIÓN
Cristian García, profesor de matemática y física del Instituto Unitario del Centro ubicado en Parque Carabobo, Caracas, comenta lo difícil que es conseguir profesionales especializados porque cada día los estudiantes que son destacados prefieren elegir otras carreras.

En caso de graduarse en matemática realizan otros estudios para ingresar a empresas donde les pagaran mucho más que la remuneración que tiene un docente en un aula.

Es por eso que ante la ausencia para cubrir esos cargos, contratan a ingenieros, contadores o administradores a quienes les exigen cumplir con el componente docente. “Las promociones cada año van disminuyendo.

En 1993, cuando me gradué, se celebró una promoción para 13 profesores y la del año siguiente eran 8, entonces esa cantidad es para todos los colegios de Caracas”, recuerda García.

NO TENDRÁN ÉXITO
Para Tulio Ramírez, coordinador del postgrado de Educación en la UCV, hay un círculo vicioso de precariedad académica porque los bachilleres no tienen competencia en áreas básica como matemática, física, química y biología.

“Estos muchachos buscan ingresar a la universidad por prueba interna y muy difícilmente aprueban. Por el CNU se hace un análisis por estudio vocacional e índice de notas, arrojando un promedio mentiroso”, debido a que los números obtenidos salen de calificaciones de una sola evaluación sencilla después de haber perdido una asignatura durante todo un año.

Muchos de los jóvenes les colocan 18 puntos en esas materias, pero nunca vieron contenido adecuado, solo a través de “clases express para cubrir un tema básico”, lo que produce que se infle el promedio, advirtió el coordinador del Frente de Defensa de la Educación.

En la realidad lo que ocurre es que muchos de los muchachos que logran ingresar a la universidad a través del CNU “no tuvieron éxito”, pues abandonan la universidad porque no entienden el contenido de las cátedras o se cambian a carreras humanística y quienes logran ingresar a los pedagógicos, lo hacen para estudiar educación integral o preescolar debido a que el promedio más bajo les permite tomar esas carreras.

Ramírez explica que en liceos privados y públicos algunos profesores de otra rama se han prestado para dictar asignatura que no son de su especialidad, lo que es una solucione que no apunta a la excelencia académica. “Pero al gobierno lo que le importa son las cifras y no la calidad”